Origen de los arbolitos de navidad

Dicen que Alemania, allá por el siglo VII, se utilizaban árboles de roble para honrar a Odín. El ritual reunía a los guerreros en torno a dicho árbol, quienes ofrecían la vida de los prisioneros de guerra para mayor gloria de su dios.
Con la llegada de San Bonifacio dicha costumbre cambió. El Santo, horrorizado, decidió sustituir los sacrificios humanos por evangelizaciones ante un abeto.
San Bonifacio aprovechó la forma triangular del árbol para explicar a los fieles el origen de la Santísima Trinidad. Y, con este mismo afán didáctico, adornó el abeto con manzanas, en representación de la tentación de todos los humanos; y con la estrella en la copa, simbolizando la estrella de Belén.

En la actualidad se han cambiado las manzanas por bolas de colores, piñas y lazos colgados; y se han añadido detalles naturales de madera o dulces, tales como galletas de jengibre, piruletas, bastones de caramelo, etc.

El árbol de navidad ha cambiado mucho desde su primer uso hasta hoy. Si bien, la tradición y su propósito permanecen. No debe faltar en esta hermosa fecha del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s